Chesterton 8547, Las Condes. | 22078746
Corporación Desafío Corporación Desafío

Historia

Somos Corporación Desafío

La historia de Desafío tiene más de 19 años. El camino lo inicia Pedro Arellano, arquitecto chileno, cuando decide dejar su oficina profesional por su interés en aportar desde un compromiso distinto al mundo actual, desarrollando acciones para promover un cambio de miradas.

Movido por ese compromiso, Pedro Arellano inicia en 1991 actividades vinculadas al mundo de la empresa, generando espacios de encuentro entre altos ejecutivos, dedicados a reflexionar sobre su sentido de vida y su experiencia empresarial.

Paralelamente crea el boletín “Correo Directo” -germen de la revista Desafío- para motivar la reflexión sobre temáticas de espiritualidad y sentido de vida, temas muy poco abordados en el mundo de la empresa.
En 1992 publica un primer libro llamado “Y vio Dios que todo era bueno”. El desarrollo editorial toma mucha fuerza y motiva, con el lanzamiento de cada libro, la realización de un proyecto creativo vinculado con las temáticas abordadas. Este mismo año aparece la primera edición de la revista Desafío.

Luego de un par de años realizando estas actividades de forma personal, Pedro Arellano crea la corporación “Despertar”, antecedente de lo que sería Desafío. Son años en donde la inquietud por ofrecer al mundo una esperanza, una palabra orientadora del Evangelio que se plasma en la vida cotidiana es la fuerza que motiva cada una de las acciones emprendidas.

Somos una organización conformada por líderes empresariales, sociales y profesionales de diversos sectores, unidos por la misión de humanizar a la sociedad a través de la cultura del encuentro.

Contamos con una trayectoria de más de 20 años, facilitando el encuentro entre pares improbables y mundos distintos, la creación de comunidades y el desarrollo humano. Alguna de las obras nacidas al alero de Desafío de Humanidad: Comunidad de Organizaciones Solidarias,  Aconcagua Summit y Base Pública.

A partir del año 2008, se amplía la mirada y el campo de acción. Desde el reto original de promover una nueva cultura empresarial se plantea un desafío de humanidad, en los dos sentidos de este último término (lo humano y lo global). De ahí que esta nueva propuesta incluye tanto al mundo de la empresa como al de la sociedad civil, de grupos religiosos, entre otros. Ello en la convicción que los desafíos de estos mundos se entrecruzan.

Es en este contexto es que Desafío promueve el nacimiento de la Comunidad de Organizaciones Solidarias, agrupación que surge con la misión de fomentar, fortalecer y motivar la colaboración entre las organizaciones solidarias del país, con el fin de desarrollar prácticas que instalen la solidaridad como un valor de la cultura.